Sucursal de Cambios Alberdi en Encarnación

Puede venir hasta la sucursal más cercana a su hogar u oficina, ponemos a su entera disposición los datos necesario. Tiene a todos los servicios de excelencia brindado por la casa de cambio. Puede acceder a la web para ver el tablero de cotizaciones y conocer previamente los números de cotizaciones y arbitraje.

Cambios Alberdi Encarnación, departamento de Itapúa

ENCARNACIÓN – SUCURSAL 7 (Itapúa)
Ubicación: Mariscal Estigarribia 1436 Entre Villarica Y Tomas Romero Pereira.
Ciudad: Encarnación Cambios Alberdi.
Teléfono: (071) 205.120

Más información sobre sucursales:

Formalidades respecto a la apertura de una sucursal

Dentro de la apertura de una sucursal por una sociedad podemos encontrar diferentes escenarios. El primero de ellos es si la sucursal tiene su domicilio en la misma provincia en la que se encuentra el domicilio social de sociedad. Si es la misma provincia deberá inscribirse en la hoja abierta a la sociedad. No obstante, el registrador mercantil si lo considera necesario podrá abrir una hoja propia a las distintas sucursales de la misma circunscripción registral. El segundo escenario posible es si la sucursal tiene su domicilio en una provincia distinta al domicilio social de la sociedad. En este caso su apertura deberá inscribirse en primer lugar en la hoja abierta a la sociedad y posteriormente habrá de ser objeto de inscripción separada en el Registro Mercantil del domicilio de la sucursal.

El procedimiento en el supuesto de apertura de una sucursal por parte de una sociedad española es el siguiente:
En el momento de la inscripción de la apertura de la sucursal en la hoja registral de la sociedad, se ha de solicitar una certificación de la inscripción y de los administradores cuyo cargo estuviesen vigente.
Se presenta en el Registro Mercantil correspondiente al domicilio de la sucursal y se practica una inscripción independiente. En este momento el registrador mercantil remitirá al Registro Mercantil Central los datos que hayan de publicarse en el Boletín Oficial del Registro Mercantil y que se refieran exclusivamente a la sucursal y no la entidad principal.
Para solicitar la inscripción, tiene que justificarse el acuerdo de constitución de esta por el órgano competente. No obstante, si el acuerdo ha sido adoptado en la escritura de constitución de la sociedad será suficiente una copia autorizada de ésta para la inscripción.
En el supuesto de ser una sociedad extranjera la que lleve a cabo la apertura de la sucursal, la inscripción deberá llevarse a cabo en el Registro Mercantil que corresponda al lugar del domicilio de la sucursal.

A estos efectos deberá presentarse legalizados los documentos acreditativos de
(1). la existencia de la sociedad,
(2). estatutos sociales vigentes,
(3). miembros del órgano de administración, y
(4). acuerdo de la creación de la sucursal.

Características esenciales de una sucursal

La sucursal presenta cinco características principales:
Gozan de cierta autonomía de gestión para operar. Esto implica que tengan instalaciones materiales y una organización propia, distintas de la principal, así como un órgano de dirección con poder suficiente para atender las necesidades de la sucursal.
Carecen de personalidad jurídica. La subordinación y accesoriedad de la sucursal implica que no pueda tratarse de una sociedad distinta y jurídicamente independiente de la principal.
Vocación de permanencia. La sucursal se crea para operar a lo largo de un tiempo indefinido. La estabilidad de la instalación es fundamental pues los establecimientos provisionales no suponen una autentica descentración de la empresa ni un centro de operaciones autónomo.
Son establecimientos secundarios. En la sucursal no radica la alta dirección. Esta se encuentra subordinada al establecimiento principal, tanto económica como jurídicamente, y deben colaborar en la consecución del objeto social único. Por tanto, podemos afirmar que la sucursal tiene el mismo objeto que el establecimiento principal.
Pueden desarrollar la actividad del establecimiento principal tanto parcial como totalmente. Tiene que existir una identidad de objeto entre la actividad de la sucursal y la de la empresa principal, pero no implica que la sucursal tenga que desarrollar todas las actividades de la empresa principal. La identidad puede ser total o parcial, siendo habitual que la actividad de la sucursal sea sólo algunas de las contenidas en el objeto social único.