Recomendaciones Seneté

Puede acceder a otros contenidos relacionados a Seneté mediante estos enlaces sobre resultados del bingo por número de cartón.

Si llega a ganar un premio ¿Qué hará? ¿Le gustaría usarlo correctamente? ¿Cuáles son las mejores opciones?

Le daremos los 5 siguientes consejos prácticos:

1. Ahorre una chiquita cantidad todos los meses
Frecuentemente se escuchan oraciones como “no hay sueldo que alcance”. Para que esto no le ocurra, suprima algunos deseos insignificantes. Actualmente es muy recurrente el “desahorro” ocasionado por el incremento del consumo y por el falta de interés de la gente por almacenar algo de sus capital. Trabaje para hacer en usted y en su familia una cultura del ahorro en donde todos entiendan que hay que hábito y especialidad.

Antiguamente se trabajaba 30 o 40 años y se recibía la pensión a los 65 años en relación del régimen de pensiones para cada país. Actualmente las cosas cambiaron, las expectativas de vida han incrementado y con ellas, las expectativas de calidad de vida. Para vivir más años sin cambiar el estilo de vida se necesita en este momento muchísimo más dinero que antes.

Si no comenzó, aun está a tiempo. Para comenzar, guarde un porcentaje de sus entradas, usted escoge el monto. Abra una cuenta de ahorro o un encargo fiduciario, o sea, que una fiducia le proteja su dinero y le de una rentabilidad por el mismo, con algo más de interés que la cuenta de ahorros. Considere la entidad financiera de su más grande seguridad y mire la oportunidad que su compañía le transfiera el dinero de manera directa desde su cuenta de nómina a la novedosa que creó, esto lo acostumbrará a no tener esos elementos.

2. Trate de nunca gaste más de lo que gane
Respecto al dinero, esta impulsividad significa tomar elecciones que comprometen un gasto elevado en forma instantánea, con un ingreso fijo y limitado, sin pensar y sin tener en cuenta las implicaciones que ese gasto tiene la posibilidad de tener sobre el presupuesto. Eso crea un déficit, oséa, una salida de capital más grande a la sosprechada. Esta actitud denota una pobre y desorganizada capacidad de planeación.

Por evidente que parezca bastante gente gastan bastante más de lo que ganan. Esto tiene bastante que ver con el “chip” de la impulsividad, con en esa oposición que el diccionario define como “sin reflexión, de manera instantánea, sin tomar en cuenta las consecuencias”.

Para evadir este inconveniente, organice un fluído de caja simple, o sea, organice los capital y los egresos, el dinero que recibe y el que gasta. Tenga esto bien claro y una vez lo consiga, recorte los costos que no sean necesarios y ajústelos responsablemente según su ingreso. Desde ese instante sea riguroso en el autocontrol de novedosas ocasiones de impulsividad que lo logren llevar a desajustar de nuevo su presupuesto.

3. Edúquese en inversiones financieras
Edúquese usted además, de esta forma va a poder tomar elecciones y construir un portafolio óptimo sin la necesidad de estar consultando a un experto para todo lo que hace. Algunas veces, por tiempo o por carecer de elementos para pagarle a su asesor, usted tiene la posibilidad de correr el compromiso de perder su dinero con una elección equivocada..

Lograr una educación financiera desde corta edad debe ser una de sus misiones para con sus hijos. Consigua que ellos, desde jovenes, se relacionen en su historia diaria con el planeta de las finanzas. Entre otras cosas, la mesada que usted le otorga debe ser una ventana para enseñarle lo fundamental en organización y gestión de capitales sin muchos tecnicismos.

4. Si tiene deudas, páguelas lo antes viable
Para organizarse con sus deudas debe, primero, comprender verdaderamente lo que adeuda.
No le deje todo a su memoria, tome recibos y regístrelos tan rápido como logre en su fluído personal. Es viable que alguien recuerde todas las transferencias del mes y el valor aproximado de todas ellas, pero quizás no retenga el valor exacto de todas ellas y recuerde, los datos además cuentan.

Si tiene deudas atrasadas, muy posiblemente va a tener inconvenientes con la gestión de su presupuesto. Si usted no cumple con sus pagos de forma oportuna va a ver expuesto negativamente uno de sus bienes intangibles más preciados con el que usted cuenta en el planeta de las finanzas: su probabilidad crediticia.

En segunda lugar, pague a tiempo. Si se le pasan las fechas parámetros de pago para sus créditos hipotecarios, de transporte, pensiones institucionales, tarjetas de crédito, recibos de servicios públicos, etc., ponga alarmas en su celular o en su calendario del correo. Una vez pase el tiempo, indudablemente ya su cuerpo y su cabeza se acostumbrarán y ellos mismos van a dar las alarmas.

En tercer lugar, organícese. Si usted no tiene una metodología para llevar su información financiera es muy posible que no cuente con los soportes para conciliar sus capital y egresos, oséa, puede no entender acertadamente qué ha comprado y que no. Esta falta de organización va a hacer que usted no alimente el fluído con toda la información de forma regular y esto le creará vacíos de información.

Una vez usted tenga un óptimo control de su presupuesto, la preferible alternativa es abonar anticipadamente la deuda en la medida de sus opciones, ya que va a poder recibir provecho por próximamente pago y reducción de intereses, esto le va a aumentar su capital.

5. Cree una reserva de emergencia
Si usted es cabeza de lugar de vida o tiene responsabilidades adquiridas es imposible ofrecer el lujo de parar un día su trabajo, debido a que su familia es dependiente de usted. Si no quiere recurrir a préstamos con altos intereses, tendrá que suponer en hacer este fondo.

Cree un fondo para emergencias, elementos para esos imprevistos que van desde perder el empleo hasta la desaparición de un individuo cercano, una patología que no está cubierta por el seguro médico, o hechos inferiores como el choque del carro. Como en este punto usted ya sabe cuáles son sus costos por mes, calcule cuánto requiere para vivir tres meses, para contemplar esos costos básicos en los que incurre en su todo el tiempo.